Cateterismo cardíaco y angiografía

Consiste en la introducción de catéteres dentro del sistema vascular y del corazón a través de ellos:

  • Tomar muestra de sangre para medir la saturación de oxígeno. Oximetrías.
  • Tomar las presiones de las diferentes cámaras cardíacas. Manometrías.
  • Mediante la inyección de contraste podemos visualizar la anatomía dinámica de las cámaras cardíacas y de los vasos.

Angiografía.

Se tiene que realizar en una sala de radiología equipada para los registros de presiones, los análisis de saturación de oxígeno y el registro radiográfico en cine o vídeo del recorrido del contraste a través de las cámaras cardíacas.

El estudio de las oximetrías en las diferentes muestras de sangre recogidas nos permiten medir los shunts existentes entre las diferentes cámaras cardíacas, a qué nivel se producen, en qué sentido y el valor de ellos puesto que reflejan la mezcla que existe.

Las medidas de las presiones en las diferentes cavidades cardíacas y vasos sanguíneos nos informarán de las diferencias de presión existentes a través de las válvulas, así como medir la presión en diferentes cavidades por las insuficiencias valvulares o en situaciones de disfunción ventricular.

El cateterismo cardíaco y el angiografía pueden ser las exploraciones definitivas en la mayoría de los pacientes cardiológicos. Se realiza en general bajo sedación y respiración espontánea, aunque puede ser usada anestesia general e intubación.

Las indicaciones para realizar cateterismo cardíaco varía entre los diferentes centros e incluso entre cardiólogos pediátricos. En la actualidad hay amplia bibliografía que demuestra que con la mayoría de los estudios no invasivos (Eco cardiografia 2 D-Doppler Color y estudios de angioresonancia) el diagnóstico de las cardiopatías es adecuada y pueden ser tratadas adecuadamente.

En la actualidad se consideran indicaciones (por la mayoría aunque no todos los cardiólogos):

  • Pacientes en los que se debe medir la presión arterial pulmonar para tomar decisión quirúrgica.
  • Pacientes con cardiopatías bastante graves para requerir intervención quirúrgica.
  • Pacientes con resultados insatisfactorios con la cirugía cardíaca.
  • Pacientes que por su cardiopatía serán susceptibles de tratamiento durante cateterismo.
  • Los riesgos del cateterismo cardíaco y el angiografía varía con la edad, la patología del paciente, el tipo de lesión y la experiencia del cateterizador.

Las complicaciones varían en la bibliografía desde menos del 1% hasta el 5% las mortales y del 3 al 5% presentan complicaciones significativas no mortales como arritmias y complicaciones a las vías de acceso.

Las complicaciones incluyen: arritmias, bloqueo cardíaco, perforación cardíaca, crisis hipoxias, obstrucción vías de acceso, hemorragia, infección, reacciones al · lèrgiques al contraste y complicaciones renales. Además en neonatos pueden presentar hipotermia, acidosi, hipoglucemia, convulsiones, hipotensión y depresión respiratoria.

Estas complicaciones pueden ser minimizadas si la preparación y la motorización son adecuadas. Los aspectos más importantes son:

  • Mantener tratamiento con postaglandimas en aquellos pacientes ciomaticos la vida depende de la permeabilidad del conducto arterióspersistente.
  • Disponer de un anestesista que controle y monitorize aspectos no cardiológicos del paciente.
  • Intubación y preparación para esta, así como disponer de medicación para la reanimación.
  • Monitorització de la saturación de oxígeno y administración de oxígeno si fuera necesario.
  • Comprobar gasometrías arteriales y de ph, corrigiendo acidosi y hipoxemia, así como hipoglucemia y hipocalcemia, antes o durante procedimiento.
  • Aumento de temperatura a la sala de cateterismo, monitoritzar temperatura de paciente para evitar hipotermia y utilizar mantas calefactores.